domingo, 4 de noviembre de 2012

Nendo Dango


Hoy hemos comenzado nuestro ataque revolucionario junto a los peques de nuestro Jardín Kukuriku. 

Leyendo y mirando el legado del maestro Masanobu Fukuoka, mesías de la agricultura natural, nos parece una idea muy noble y simpática la de embarrarse las manos para regar los campos de semillas, y no sólo los campos: patios, plazas, peladeros y huertos por los que día a día transitamos serán las víctimas de nuestros ataques contra el status quo y la industria de la alimentación y su detestable lógica.

Aunque además de un ataque, esto nos entretiene mucho y nos sirve para crear conciencia a nuestros vecinos de que es posible relacionarse con la naturaleza de otras maneras. De manera natural digamos.

Pues bien, a continuación les dejo unas fotillos para que vean que fácil es, como un juego de niñ@s.


Lo primero que hacemos es arnear la tierra que usaremos.

Luego mezclamos las semillas con la tierra.


 Hemos usado semillas coma las que se ven arriba y también otras que hemos adquirido en una tienda de especias de por aquí. Hemos incluido semillas de lentejas naranjas, trigo, arroz, maíz, quinoa, chia y hasta más.


Otra de las cosas lindas de esta aventura es que no sabemos nada con certeza. No sabemos si las semillas que usamos son las idóneas, no sabemos si estas germinarán, ni como ni cuando. Y es precisamente esta incertidumbre una de nuestras motivaciones.



 Luego agregamos más y más tierra o arcilla (nuestra tierra es arcillosa) y hacemos una masa con la tierra y las semillas. Luego tomamos pedacitos y hacemos bolitas con las manos y dejamos las bolitas secando al sol.
 Aquí nuestras Nendo Dango, alistándose para el asalto terrícola

Amor--Abundancia--Anarkía





viernes, 24 de agosto de 2012

Nuestra nueva Guardería Kukuriku


 Cocinita de madera a partir de dos sillas viejas y repisas recicladas.












Repisa de dos sillas y dos tablas. La gracia es que la repisa no queda fija y se puede desmontar y trnasformar en otra cosa...jejeje.










sábado, 29 de octubre de 2011

Agosto


Lunes 1 de Agosto





Esta ha sido sin duda la peor clase que hemos tenido. En mi experiencia como facilitador de lengua extranjera me he dado cuenta que luego de 4 o 5 clases comienza un período de estancamiento. Lo novedoso empieza a volverse tedioso y la motivación deviene frustración. Pasa que los resultados del aprender idiomas es algo poco tangible e indemostrable hasta ya bastante camino recorrido.. Recuerdo que antes de lanzarme a hablar en hebreo con la gente, me pasaba que me daba vergüenza o no sentía la confianza necesaria para comunicarme. A pesar de que ya acumulaba un vocabulario aceptable y una pronunciación de niño de 2 años, que era bastante, uno no se atreve a hablar. El proceso demora su buen tiempo en aflorar. Y luego de un día para otro te lanzas a parlotear y luego hasta ya piensas en la lengua que te rodea. Sin embargo el caso aquí es diferente, pues estoy enseñando una segunda lengua a un grupo de niños que no tienen muchas posibilidades de ocuparla, sobre todo en el caso de Adam, para quien la adquisición del castellano es una suerte de inversión invisible a futuro.

Que nos pasó? Adam llego a la clase hiper ventilado, luego cuando empezamos se dio cuenta que estaba atrasado en relación al resto de sus compañeros y su sentido competitivo le jugó en contra y se achacó. Luego empezó a molestar y simplemente dejo de participar porque estaba cansado. Yo le dije que si estaba cansado no tenía porque venir y me dijo que no que su mamá lo obligaba a venir igual. Yo le dije que no que mejor se quedara descansando en la casa porque cansado no podía aprender.

Mientras volvimos a jugar al memorice de las frutas y agregamos más frutas. A las niñas les pasé temperas y unas tablas de madera para pintar. Le pedí que utilizaran la forma del triangulo, cuadrado, circulo y planta (tallo hoja) y los colores primarios y que podían formar nuevos colores.

Con Sol dibujamos el mapa de Sur América y los países pero aún no se que podemos trabajar con el mapa aparte de los nombres de los países y colores.

Al final de la clase les pasé unos cubos a los niños para que jugaran y con eso terminamos.

En lo personal me siento inconforme con esta clase ya que no tuve la suficiente intuición para percibir el estado de Adam. Quizá en vez de confrontarlo debí haberlo mimado un poco y invitarlo a descansar antes de que colapsara su humor. No sé, es difícil. Uno puede planear la clase, prepararse bien, pero lo que ocurrirá durante la clase es impredecible. A modo de autocrítica debo admitir que la clase no estuvo bien preparada porque no ofrecí nada novedoso y me dejé caer en la rutina y la comodidad, aunque si bien la rutina es necesaria y la repetición de los conceptos aprendidos es importante, pude haber diseñado una estrategia de emergencia para cuando los planes no funcionen como uno espera. Pero la conclusión es que en educación cuando a alguien lo fuerzan a hacer algo que no quiere hará lo imposible para sabotear dicho hacer, negándose a colaborar y obstaculizando el proceso de los demás estudiantes.

Jueves 4 de Agosto y Lunes 8 de Agosto

Adam no ha venido en las últimas clases y no creo que siga viniendo. Me da lata pero es mejor para él. Su familia lo sobre estimula. Tiene actividades todos los días de la semana, ingles, Castellano, Surf, paseos, taller de arte, entre otras. Es muy competitivo y cuando “pierde” no puede tolerar la frustración y se pone violento, sobre todo con Sol que es su amigo más cercano. Espero que Adam pueda descansar y canalizar sus energías hacia tranquilizar su espíritu.

Pero bien:
Hemos comenzado a trabajar en un proyecto de libro con los niños. Estamos creando un libro en base al cuento “La oruga muy hambrienta” de Eric Carles. La idea es que los niños a través de la creación de su propio libro se motiven a leer y aprenderse el cuento.
Lo primero que hicimos fue buscar una versión del cuento en castellano en video en la web: http://www.youtube.com/watch?v=WcEGU3WM3Q4



Luego transcribimos el texto y lo separamos “página por página”

Luego lo vimos juntos y Mia dijo que conocía el cuento en Hebreo. Luego les pedí que trataran de poner atención en las palabras que ya conocían, cuantas palabra conocían, etc.

Les conté que este cuento era útil para nuestro taller ya que mencionaba frutas, colores, números, comidas, días de la semana, entre otros conceptos.

En seguida les pasé una hoja en blanco y les pedí que eligieran una página del libro y dibujar su propia versión de esta.

Y eso hemos estado en las últimas dos sesiones. Aunque Sol reclama que el cuento es para chicos y se aburre un poco. Pero siempre hay alguien que reclama y está bien, pues ayuda al profe a visualizar las formas de mejorar la gestión de las clases. Le pedí a Sol que nos trajera un cuento de su gusto para desarrollar.

domingo, 14 de agosto de 2011

Martes 26 de Julio





Cancelamos la sesión de la semana pasada y la de ayer por el cumpleaños de Adam. Me llamó Mili la madre de Mía y Sol para decirme que los chicos estaban cansados y que solo Mía vendría a clases y bien pues aquí estamos.

Hace un calor espantoso en Tel- Aviv y cuesta pensar y estar. Como que el cuerpo pide cama y descanso y sobre todo aire acondicionado. A las 17:22 cuando llegó Mía ya estaba menos caluroso pero igual.

Hicimos una clase dedicada a los colores y los números de forma transversal. Además hicimos un lindo móvil con plumas y palitos de madera que reciclé de una cortina que encontré en la calle.

Trabajamos la clase de la siguiente manera:
Les presente un juego con formas geométricas de colores: cuadrado rojo, circulo azul, triangulo amarillo. Luego les escribí en la pizarra para que copiaran en sus cuadernos: Rojo, Azul, Amarillo y les dibujé la figura del color correspondiente al lado. Cada palabra escrita en su color obviamente.
Luego volvimos a jugar al memorice de las frutas pero esta vez la clave para llevarse el premio era decir el nombre de la fruta y el color: Manzana verde, Durazno rojo, Melón Naranjo, etc.

Luego comimos frutas (siempre les tengo frutas y agua) y creamos el móvil.



Cuando estoy cansado pienso mucho o me canso más pensando en las pocas ganas que tengo de trabajar y en cuánto preferiría seguir durmiendo, pero cuando me lanzo al trabajo (limpiar el lugar, preparar los materiales, pensar en la clase, servir agua, traer frutas, etc, etc.) todo pasa mejor y una vez terminado me doy cuenta que he disfrutado y que es preferible hacer algo, en este caso el taller, que dejar pasar el tiempo en el aburrimiento.

jueves, 28 de julio de 2011

Nuevas Aventuras Piratas

Hola que tal!!

Bueno aquí no más embarcado ya en una nueva aventura Piragógica. Hemos montado un Taller de Castellano como Lengua Extranjera (TAKALE)  para cultivar nuestra lengua materna con los retoños de nuestros amigos sudacas en tierra santa y quien más quiera unírsenos.

Trabajamos en el jardín patio huerta de nuestra casa dos veces por semana en sesiones de 1hora App.
Aquí les dejo unas fotillos y parte de la bitácora del TAKALE.
Besos.





Bitácora


Lunes 11 de Julio

Hoy hemos tenido la primera clase de castellano en el patio de la casa. Han venido Adam y Sol. El padre de Sol es chileno y se llama Boris. A él y a su pareja Mili se les ha ocurrido que yo podría enseñarle castellano a sus hijos, Sol y Mia, y también al amigo de Sol, Adam. Pues bien, quedamos y me hice de valor para comenzar y hoy hemos comenzado.

He planteado las clases como un taller artístico en castellano. La idea es jugar, dibujar, cantar, pintar etc, y tratar de aprender palabras a través de lo inmediato. Les pedí que trajeran frutas, les preparé una agüita de menta y cortamos la fruta, etc. A medida que íbamos hablando les fui presentando los nombres de los objetos que estamos usando en castellano: botella, vaso, agua, frutas.

Luego comenzamos a repetir una frase: Yo me llamo …....... y tú, cómo te llamas.
Hicimos varias rondas y nos preguntamos una y otra vez entre todos la misma pregunta. Yo me llamo...... y tú cómo te llamas?

Luego les pedí que dibujaran y pintaran su autoretrato en un cuaderno que les hice y les regalé para anotar y dibujar lo que necesitemos durante el taller.


Jueves 14 de Julio

El día de hoy vino Mía y no vino Adam (vendrá solamente una vez a la semana). Sol y Ana Maya también participaron.
Nos sentamos nuevamente en el patio y nos servimos frutas y agua. Repasamos lo visto la sesión anterior: Yo me llamo.... y tú, cómo te llamas? Luego creamos un juego de memorice de frutas. Corté cuadraditos de cartón y papel y les pedí a los niños que dibujaran 2 frutas cada uno, dos veces. Mía eligió la ciruela y la frutilla. Sol pera y uva, Ana Maya manzana verde y sandía, yo melón, limón y durazno.

También nombramos palabras que significan lo mismo en hebreo y castellano: menta, limón, melón, música.

Me he dado cuenta que estamos abordando las clases desde 2 lados: desde adentro y desde afuera. Quien soy, como me llamo, qué me gusta, partes de mi cuerpo, etc. es el interior, lo que soy, lo que traigo, lo que llevo. Frutas, percepción del entorno (patio, jardín, calor), colores, formas, tamaños, etc, el exterior, lo que no soy y está conmigo, lo que me acompaña, lo que me guía y motiva.

También hemos cantado dos canciones: Los pollitos dicen -con guitarra- y Las manitos.
He comenzado a practicar Aikido y me ha gustado mucho el método de enseñanza aprendizaje que utilizamos. Mi maestro para explicar un movimiento invita a un compañero y juntos ejecutan el ejercicio, los demás miramos su par de veces y luego imitamos el ejercicio con un compañero.

Como yo soy principiante, los compañeros con que trabajo manejan mejor que yo la técnica, y cada uno me va explicando la forma de realizar el ejercicio. Así yo aprendo de todos mis compañeros los cuales poseen diferentes conocimientos del ejercicio y maneras de ejecutarlo. Esta forma horizontal de transferencia del saber me parece excelente y es lo que pretendo trabajar en mi taller de castellano como segunda lengua para niños. Participan 5 niños incluyendo a mis dos hijos. Ana Maya es la que más castellano sabe y el Emilio el que menos. Luego Sol, Mía y Adam.

Trabajamos de la siguiente manera:
Empiezo así: Yo me llamo Juan, y tú como te llamas?
Repito lenta, pausada y moduladamente.
Le digo a Ana Maya: Yo me llamo Juan, y tu como te llamas?
Ella Dice: Yo me llamo Ana Maya, y tú como te llamas?.- Le dice a Sol. Y Sol a Adam y Adam a Mía y Mía a mi.

Repetimos esta charla y sus variantes una y otra vez hasta que nos aburrimos.

Luego cuando ya asimilamos la frase, agregamos otra palabra:
Hola, Yo me llamo Juan, y tú como te llamas?
Hola, Yo me llamo Sol, y tú como te llamas? o ¿Cómo estás? o ¿Quieres una fruta?

O bien como te llamas tu?, etc, etc, etc.


Otra cosa importante es familiarizarnos con los nombres de las cosas que usamos o que están presentes en cerca. Sillas, Mesa, Agua, Frutas, Lapices, Hojas, Cuadernos, Pegamento, Tijeras, Cartón. Como trabajamos en el jardín quiero darle importancia a nuestras gallinas y la huerta. Vegetales, animales.


Lunes 19 de Julio

Hoy llegaron todos los niños al taller. Jugamos nuevamente al memorice de las frutas y Adam se puso al día rápidamente. A las niñas las invité a hacer trenzas de colores, azul, rojo, amarillo y mientras trenzaban iban memorizando los nombres de los colores.

Luego nos fuimos a jugar a la pelota en castellano. Y jugamos con palabras relacionadas al juego, gol, pelota, arco, arquero, chute, pase, faul, patada, penal, arriba, abajo, palo, etc.
Lo pasamos bien y de a poco vamos agregando más y más palabras al vocabulario.

domingo, 26 de junio de 2011

Clara dame un beso



Ahora mismo me está contando las miserias de su vida. De la vida misma. Ama al prójimo como a ti mismo, dijo. ¿Pero en verdad lo hemos intentado? ¿tenemos siquiera la posibilidad de acercarnos a este ideal? Ser bueno, ayudar al prójimo, ponerse en el lugar del otro. Tanta gente que sufre.

Yo no esperaba ser bueno o intentarlo siquiera, más bien me refugio en el automatismo: trabajo, consumo, sobrevivo. Me dedico a mi familia cercana. Me las arreglo bien, no falta nada pero nada sobra. Tampoco consumo tanto. Lo que más comida. Vivo bien, tranquilo, no cargo con ningún pesar. ¿Pero la señora Clarita?

Son las 21:00 y suena el teléfono, que hay una mujer ecuatoriana de 65 años, trabajadora inmigrante, ilegal. Que le han tirado cloro en la cara, que no tiene donde pasar la noche, que no habla el idioma, y que quizá Juan pueda ayudarla... pues que se venga. Pues la voy a buscar al hospital. Pues la recojo con su ojito lleno de pus, secretando el dolor, la injusticia y las consecuencias de una aventura ingrata.

La señora Clara se vino a Israel a buscar trabajo, con sus 65 años y quizá 90 kilos y 100 dólares en los bolsillos. Se consiguió alojamiento hasta que la botaron, luego le salio un trabajo para cuidar a una anciana de noventa. Y la viejita que no habla castellano y Clarita ni un carajo de hebreo. Que la viejita se pasea toda la noche y se levanta de madrugada pidiendo masajes. Clarita ni duerme. Clarita se toma la cabeza, mira hacia el horizonte mientras yo la pienso escribir.

La nuera de la vieja se la lleva los sábados a limpiar la casa, que limpieme esta terraza a pleno sol, sol de infierno, que pase la esponya, que así no se hace, que el cloro se lanza así, así y asimismo se lo derrama en el cuerpo. Clarita sale corriendo, que no exagere que no es pa tanto, Clarita se da a la fuga, milagrosamente cruza la ciudad y llega hasta la embajada de Ecuador a pedir ayuda, que como es ilegal que vaya donde los Médicos por los Derechos Humanos, una tanda de voluntarios que ayudan a la gente, y han sido ellos quienes nos han contactado, hace ya cinco días.

Llamamos a la patrona pa que le pague lo que le debe, la doña se enfurece y dice que no piensa pagarle y que no quiere saber nada de ella ni de nosotros. Que la denunciaremos. Que no le importa la multa que plata es lo que más tiene, que prefiere pagar las consecuencias ante la ley pero no darle un peso a esa mujer. La convencemos y acepta pagarle los días trabajados más no la debida compensación. Pero que no quiere ni vernos ni que la llamemos y que solo a Bety le entregará el dinero y las pertenencias que dejó doña Clarita en su casa. Es Jueves y quedamos pal domingo. Es domingo y dice que no que mañana. Pero mañana Bety termina de trabajar a las 7 de la noche y como diablos lo hacemos...y en eso estamos.

Mientras tanto tenemos que ayudarla a volver a Ecuador. La registramos en el programa de deportación voluntaria de la migra. Dicen que no antes de dos semanas si es que.
Mientras tanto vamos a la Iglesia de los los Santos del último día de Tel Aviv donde nos recibe David el presidente de los Mormones. Y bueno David no se entera de todo en la entrevista con la hermana Clara, pues Clarita quiere que le paguen un pasaje de vuelta a Ecuador, y luego David me cuenta que no es mucho lo que pueden hacer, y yo que esperaba que le dieran albergue y Clarita dinero. Y nos enfrascamos Clarita y yo en una discusión. Le digo que solo la verdad la abrirá las puertas. Ella me mira arrepentida y yo no puedo más.

Luego llamamos a la monja Gloria que le ha conseguido donde pasar unos días, con Sonia, otra clandestina que recién a parido un bebe y su esposo deportado. Que mierdero... yo nunca quise ser bueno. Y lo peor es que nadie quiere escuchar la historia, lo peor es que al final esta señora molesta. Sus hijas en Ecuador no quieren saber nada de ella porque las abandonó. Su hermana en España tampoco, que no puede. Y aquí está Clarita acomodándose...creo que ya se secó esa ropita, dice....busca sus sostenes de dimensiones absurdas. Yo ni me paro a ayudarla. Me pesan las ganas, estoy exhausto del dolor ajeno. No me dan las fuerzas y la paciencia decanta y pronto ya no podré soportarla y me sumaré a la lista de quienes la niegan. Es así. No hay nada que pueda a hacer, aunque lo intento a ratos, intento compadecerla, trato de ponerme en su lugar y todo no es más que intento, la ficción de la empatía, ¡cuanta impotencia Dios mío!

Cuento esto más bien para ayudarme, en un acto de sumo egoísmo intento sostenerme ante la pesadumbre. Como si fuese yo el que sufre, como sí fuese yo el botado, como si la deriva fuese mía me adhiero a estos sentimientos de tristeza ajena, para palear el vacío que genera esta indiferencia y la imposibilidad de solucionar los problemas del mundo.

Cada uno mata a su pato. Quien la mando a venir. Todo tiene su limite. Y pareciera que el problema es mio, como si la víctima fuese yo... ni en pedo. Que desengaño más patético. No estamos preparados para asumir el dolor del otro, tu mi mismo, yo otro tu, somos uno. Pura retórica incompetente, cuando nos llega el momento hacemos lo que podemos, pero se lo enrostramos, inevitablemente le hacemos saber cuanto nos molesta la situación, cuan grande nos queda el poncho para asumir la tarea de entregarnos a un desconocido por el placer de ayudar. Patrañas benditas la solidaridad y la caridad.

Ahora le duele el pecho. Diablos, ¿qué hago, como la ayudo? No encuentro nada mejor que ignorarla, hago como si no estuviera y ella habla y habla y yo escribo su pesar, mi vergüenza. Y la rabia me consume, ¿por qué tanta injusticia, por qué?

Y que nos queda. He hablado con un vecino abogado, me ha dicho que una vez que tengamos el dinero de su sueldo denunciemos a la patrona a la policía, con la esperanza de obtener una compensación, o más bien la merecida revancha. Hacerle pasar un mal rato es todo a lo que aspiro, pues sabemos que esto quedará en nada una vez que Clarita nos deje. Y será entonces cuando podremos mirar con más calma lo sucedido. Por ahora esperar, que pase la tormenta, resignadamente nos consolamos, por algo ha llegado hasta nosotros, debe ser una deuda con el destino o quizá un préstamo –que es lo mismo pero no es igual. A lo mejor alguien de nosotros necesitará ayuda en el futuro, quizá ya nosotros la hemos necesitado en el pasado. Cada cual tiene lo que se merece, las consecuencias de nuestros actos y decisiones se graban en el libro negro de los pasos pisados, ya ni sabemos que esperar, no más seguir, aguantar y sobrellevar el horror de oir el relato del dolor ajeno.

Ya se ha acostado, me siento a su lado, le rasco la cabecita, le pregunto como se siente. Lloramos juntos. Le digo que todo va a salir bien. Gracias mijito me dice... gracias.

Fraseo




0
llueve en el fondo del patio
las gotas revotan en mi frente
vibra mi alma
soy parte del universo

1
estruendos en el cielo caen
resuena la conciencia aterrada
exhausto me incorporo a la totalidad

2
emociones acuosas
erosionan el despertar
luces, vientos, meneos
sueño mi centro

3
Ayer hizo mucho frío
Mañana quizá ya no
Hoy importa poco

4
La niña delira
Hierve el invierno frío
Tararea sus sueños en mi oído

5
si yo fuera otro renunciaría
hastío, cansancio, aburrimiento
si yo fuera otro no sería

6
No es necesario ser grande
basta con ser uno mismo
luego deshacerse

7
vence la cólera y el orgullo
anda, no seas tonto, ríete
todo importa poco

 
CopyLeft 2010 Ultra Salvaje Diario de un jardinero